Información general sobre los efectos negativos del hombre sobre el planeta.
"El inconsciente no reside solamente en los pacientes burgueses que tan a menudo están ellos mismos comprometidos con la profesión terapéutica. Tampoco está meramente en los sueños o en las relaciones; y difícilmente en las tramas, pequeñas agonías, de la transferencia; ni en el bovarismo de Flaubert, ahora reescrito como psicodinámica del narcisismo. Sofía sufre hoy en nuestras ciudades, en nuestra tecnología, en nuestras instituciones y políticas paranoides, esas superestructuras descaradamente egoístas que perdieron sus raíces elementales con el arché (origen); y Sofía sufre en los patrones de producción, distribución, consumo y desperdicio: en las cosas comunes de la vida ordinaria que nos rodean con sus neuróticos clamores pidiendo atención, sus figuras desmoralizadas y falsas personalidades con tendencia al derrumbe. Lo daimónico vive menos en nuestros sueños y más en nuestros días, en nuestra inercia moral y en nuestro anestesiado agotamiento" (James Hillman)
Google
 

viernes, 25 de mayo de 2007

¿Peligro por la implosión demográfica?

Hoy en día, nuestro planeta está poblado por 6.700 millones de seres humanos. Según las previsiones “medias” del Fondo de Población de las Naciones Unidas, en 2025 la población mundial se cifrará en 8.000 millones, en 2050 alcanzará los 9.200 millones y hacia el año 2100 se estabilizará en una cifra levemente inferior a 11.000 millones. Es posible que esas cifras no lleguen a alcanzarse nunca, ya que en los últimos decenios las previsiones demográficas se han venido revisando continuamente para reducirlas, debido a la aceleración de la transición demográfica en el mundo. Desde principios del decenio de 1990, el ritmo del crecimiento demográfico se está desacelerando debido al aumento de la escolarización de las niñas, a la planificación familiar y, en general, al desarrollo. En contra de lo que algunos expertos temían, el peligro de una explosión demográfica incontrolada parece alejarse. Más bien se corre el riego de que se produzca una implosión, habida cuenta de que en algunos países la población está disminuyendo. Sin embargo, la transición demográfica no debe ocultar los desafíos que se plantean en relación con los recursos alimentarios, el medio ambiente, la pobreza y el desarrollo. Cabe preguntarse cómo se van a afrontar problemas como el envejecimiento, las necesidades en materia de educación y salud de la población mayoritariamente joven de los países en desarrollo y los movimientos migratorios provocados por la mundialización.

No hay que regocijarse ni quejarse, tan sólo podemos dejar constancia de ello. Comentarlas sería volver a emitir un juicio moral sobre estas cifras. En cambio, lo que plantea un problema son nuestras actitudes consumistas. Los países del Sur tienden cada vez más a adoptar el modelo calcado del de los Estados Unidos, lo que es muy inquietante para el futuro. Esto parece dar la razón a quienes hace treinta años acusaban a la población de ser la responsable de todos los males. Ahora bien, la población no es el mal en sí mismo, sino que es un factor multiplicador. El verdadero problema es el modelo de consumo.

4 comentarios:

ozu dijo...

"El verdadero problema es el Modelo de Consumo".

Dejo un enlace a un vídeo muy interesante; dura una hora (en ingés...pero tiene subtítulos en español)

El siglo del individualismo.
El Marketing y sus comienzos, que trata de los orígenes del Consumismo.

http://www.tu.tv/videos/el-siglo-del-individualismo

saludos
Tin

Anónimo dijo...

Basandome en mi teoría sobre el tema de; Peligro por la implosión demográfica, crreo he podido demosrtar que la causa de la enorme expansión demográfica es el estado degenerado psicosomático de nuestra naturaleza humana, y para su curación ningún trabajo intelectual, sea esté teóricoo o de soluciones prácticas servirá, porque aquélla sólo depende de la restauración de nuestra perfección humana, con la que se restaurará automáticamente el equilibrio entre las partículas sensitivas en toda la biosfera de nuestro planeta.
El único trabajo que puede ser positivo en este caso, es tratar el problema indirectamente y buscar métodos y aportar ideas para la aceleración de este proceso de renacimiento espiritual que cada uno tiene que realizar personalmente.

Anónimo dijo...

Basandome en mi teoría sobre el tema de; Peligro por la implosión demográfica, crreo he podido demosrtar que la causa de la enorme expansión demográfica es el estado degenerado psicosomático de nuestra naturaleza humana, y para su curación ningún trabajo intelectual, sea esté teóricoo o de soluciones prácticas servirá, porque aquélla sólo depende de la restauración de nuestra perfección humana, con la que se restaurará automáticamente el equilibrio entre las partículas sensitivas en toda la biosfera de nuestro planeta.
El único trabajo que puede ser positivo en este caso, es tratar el problema indirectamente y buscar métodos y aportar ideas para la aceleración de este proceso de renacimiento espiritual que cada uno tiene que realizar personalmente.

Francisco Z. Lantos dijo...

Basandome en mis estudios sobre el tema, creo demostrado que la causa de la enorme y anormal expansión demógrafica, es el estado degenerado psicosomatico de nuestra naturaleza especial humana, y para su curación ningún trabajo intelectual, sea éste teórico o de soluciones prácticas, sirve, porque aquélla sólo depende de la restauración del equilibrio perdido de nuestra vida espiriyual y la instintiva, y la recuperción de nuestra perfección humana, con la que se restaurará automaticamente el equilibrio entre las partículas sensitivas en toda la biosfera de nuestro planeta.
El único trabajo que puede ser positivo en este caso, es tratar el problema indirectamente y buscar métodos y aportar ideas para la aceleración de este proceso de renacimiento espiritual que cada uno tiene que realizar individualmente.

Google